LEON TOLSTOI LA MUERTE DE IVAN ILICH PDF

En uno de sus anuncios provinciales se encuentra con una chica llamada Praskovya Fedorovna, con quien se casa, aunque en realidad no la ama. Su matrimonio nunca se recupera, pero a Ivan realmente no le importa eso. Lenta pero constantemente, se pone peor y peor. Finalmente, la enfermedad lo obliga a quedarse en casa y recibir cuidados especiales. Ivan comienza a tratar de pasar tanto tiempo con Gerasim como puede. Entonces es cuando se le ocurre que tal vez ha vivido su vida de la manera equivocada.

Author:Shakara Karisar
Country:Jordan
Language:English (Spanish)
Genre:Environment
Published (Last):18 January 2015
Pages:142
PDF File Size:2.3 Mb
ePub File Size:17.56 Mb
ISBN:282-3-55498-796-1
Downloads:48683
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Naran



Aunque siempre estuve por hacerlo. Y hablando de las grandes distancias entre las diversas partes de la ciudad volvieron a la sala del Tribunal. A la entrada vio una carroza y dos trineos de punto. Pero, por lo visto, Pyotr Ivanovich no estaba destinado a jugar al vint esa noche.

Entren, por favor. Necesito hablarle antes de que empiece -dijo la viuda-. Deme su brazo. No se ofenda si encontramos a otro jugador. Estuvo gritando sin cesar, y no durante minutos, sino durante horas. Era intolerable. El tercer hijo era un desgraciado. Se crearon nuevas instituciones judiciales y hubo necesidad para ellas de nuevos funcionarios.

Nacieron otros hijos. Se mudaron a ella, pero andaban escasos de dinero y a su mujer no le gustaba el nuevo domicilio. Praskovya Fyodorovna culpaba a su marido de todas las inconveniencias que encontraban en el nuevo hogar. Era ya un fiscal veterano. Incluso su padre no se consideraba obligado a ayudarle.

Ya no pensaba en tal o cual ministerio, ni en una determinada clase de trabajo o actividad concreta. Praskovya Fyodorovna escuchaba todo aquello y aparentaba creerlo. De seguro que no se lo esperaban.

Cuando ya nada quedaba por arreglar hubo una pizca de aburrimiento, como si a ambos les faltase algo, pero ya para entonces estaban haciendo amistades y creando rutinas, y su vida iba adquiriendo consistencia. Al principio estuvo de buen humor, aunque a veces se irritaba un tanto a causa precisamente del nuevo alojamiento. Todo iba a pedir de boca. Ese trabajo no era ni aburrido ni divertido.

Y todo iba como una seda, agradablemente y sin cambios. Menudearon de nuevo los dimes y diretes. Pero no dijo nada. Ahora pon mucho cuidado en tomar la medicina con regularidad. Y, ello no obstante, los consultaba continuamente.

Punto final. Luego ya veremos. Llegaron los amigos a echar una partida y tomaron asiento. La cosa iba a las mil maravillas. Cenaron y se fueron. El cambio era enorme. La puerta que daba a la sala estaba abierta. Basta con ayudar a la naturaleza. No, no quiero.

Da lo mismo -se dijo, mirando la oscuridad con ojos muy abiertos-. La muerte. Era imposible que todo ser humano estuviese condenado a sufrir ese horrible espanto. Necesito calmarme; necesito repasarlo todo mentalmente desde el principio. Fui perdiendo fuerzas. Y ahora estoy demacrado y no tengo luz en los ojos. Mientras tanto, los visitantes se marchaban. Que la he derribado sin querer. La he de…rri…bado.

Dios quiera que duermas. Pero eso estaba bien, porque mientras tanto no se acordaba de aquello, aquello era invisible.

DOC 9432 ICAO PDF

La muerte de Ivan Ilich

.

BEKENTENISSEN VAN EEN ECONOMISCHE HUURMOORDENAAR PDF

LA MUERTE DE IVAN ILICH

.

BYSTOLIC PI PDF

La muerte de Iván Ilich

.

Related Articles