FUSTEL COULANGES CIUDAD ANTIGUA PDF

Este principio reli gioso se explicaba en Roma con una leyenda: habiendo querido Jpiter proporcionarse un sitio en el monte Capitolino para tener alli un templo, e fue imposible desalojar al Dios Trmino, cuya vieja tradicin demuestra cun sagrada era la propiedad, porque la inamovilidad del Dios Trmino significaba, sin duda alguna, la inamoviJidad de la propiedad. Datos semejantes se encuentran en el poeta Ovidio, segn el cual, al acercarse en demasa a otra propiedad, roturando con ci arado, el dios gritaba: Detente, ste es mi campo y aqul el tuyo. La ley etrusca era terminante en esta materia; y anloga situacin se encontraba en Ja Hlade. Las consecuencias y deduccin que saca Fustel, en unas cuantas lneas, revelan hasta qu punto haba calado en el conocim iento del mundo antiguo indoeuropeo; y constituyen la mejor explicacin de lo que fue la propiedad en la antigedad, con el profundo sentido que adquiri: Resulta evidente que de todas estas creencias, usos y leyes, la reli gin ense al hombre a apropiarse la tierra y a mantener su derecho de propiedad sobre ella. Se comprende que tal derecho de propiedad, concebido y establecido de este modo, fuese ms completo y absoluto en sus efectos de lo que ha podido serlo en las sociedades modernas, en que se funda sobre otros principios exclusivamente materialistas.

Author:Brajinn Kigakazahn
Country:Niger
Language:English (Spanish)
Genre:Photos
Published (Last):11 February 2012
Pages:273
PDF File Size:19.90 Mb
ePub File Size:14.50 Mb
ISBN:485-9-40432-129-5
Downloads:40489
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tojazahn



De ellos podemos inferir las opiniones que el hombre se formo al principio sobre su propia naturaleza, sobre su alma y sobre el misterio de su muerte. De esta creencia primitiva se derivo la necesidad de la sepultura. Estas creencias dieron pronto a lugar las reglas de conducta. Las tumbas eran los templos de estas divinidades.

El nombre del fuego sagrado fue personificado con el nombre de Vesta. Se represento a esta divinidad con rasgos de mujer, porque la palabra con que se designo al altar era de genero femenino. El recuerdo de uno de estos muertos sagrados estaba ligado siempre al hogar. Era costumbre muy antigua enterrar a los muertos en las casas. Esto solo es una conjetura. Cada familia tenia su tumba, donde los muertos descansaban en su tumba unos al lado de otros, siempre juntos.

El culto no era publico, al contrario las ceremonias solo se celebraban por los miembros de la familia. El principio de la familia tampoco consiste en el afecto natural, pues el derecho romano y el griego no tienen para nada en cuenta ese sentimiento. El matrimonio ha sido para ella como un segundo nacimiento. Una familia que se extingue es un culto que muere. Apenas hubo leyes y declararon que el celibato era cosa mala y punible. Cuando las leyes dejaron de prohibir el celibato, no por eso dejo de estarlo por las costumbres.

Era pues el hijo a quien esperaba el que era necesario. Para que un hijo pudiera entrar a una nueva familia, era de todo punto preciso haber salido de la antigua. El principio del parentesco no radicaba en el acto material del nacimiento, sino del mismo culto. Los romanos lo llamaron cognatio. En roma la ley fija en dos pies y medio la anchura del espacio libre que debe separar siempre a dos casas, y este espacio queda consagrado al dios del recinto. La regla era la misma para esa tumba que para el hogar.

Para usurpar el campo de una familia era preciso derribar o trasladar el limite, ahora bien, este limite era un dios. EL sacrilegio era horrendo y el castigo severo. El hombre muere, el culto permanece, el hogar no debe extinguirse ni la tumba abandonarse.

La persona que hereda, sea quien sea, esta encargada de hacer las ofrendas sobre la tumba. El hijo hereda, pero la hija no, en el derecho romano, la hija no hereda del padre si se casa, en el griego de ninguna manera. Si era heredera, solo provisionalmente lo era, con ciertas condiciones, casi con mero usufructo. Esto es notable en el derecho griego.

El antiguo derecho romano aun especificaba que el sobrino heredaba del patruus, es decir del hermano de su padre, y no del avunculus, el hermano de su madre. Al principio el testamento no era conocido. Las doce tablas autorizan el testamento, pero el fragmento referente a este particular es muy corto y a todas luces incompleto para que podamos felicitarnos de conocer las verdaderas disposiciones del legislador en esta materia. Por lo que a Roma respecta, ninguna ley encontramos que se refiera al derecho de primogenitura.

Pero no debe concluirse de esto que haya sido desconocido en la antigua Italia. El derecho antiguo no es obra de un legislador, al contraigo se ha impuesto al legislador. Es en la familia en donde se ha encontrado su origen. En el rigor del derecho primitivo, los hijos permanecen ligados al hogar del padre y, por consecuencia, sometidos a su autoridad mientras vive, son menores.

Otra regla es que la tumba solo contenga a los miembros de la familia. Esta moral domestica aun prescribe otros deberes. Dice a la esposa que debe obedecer, al marido que debe mandar.

Entre los romanos la presencia de la mujer es tan necesaria en el sacrificio, que el sacerdote pierde el sacerdocio en cuanto queda viudo. El aislamiento de la familia fue en esta raza el principio de la moral. El antiguo derecho de Roma considera a los miembros de una misma gens como aptos para heredarse mutuamente.

La gens no es otra cosa que la similitud del nombre. Todo nos presenta a la gens como unida por un lazo de nacimiento. Se puede, pues, entrever un largo periodo durante el cual los hombres no han conocido otra forma de sociedad que la familia. Es necesario que el servidor se convierta por cualquier medio en integrante de esa familia. La llegada de Eneas, o mejor, el traslado de los dioses de Troya a Italia, es el tema de la Eneida.

El poeta canta a ese hombre que surca los mares para fundar una ciudad y llevar sus dioses al Lacio. Esto estaba tan vigente tanto en Grecia como en Italia.

Por eso la historia era escrita por los sacerdotes. Capitulo ix Gobierno de la ciudad. A la ley antigua no se le discute, se impone; es una obra de autoridad: los hombres la obedecen porque tienen fe en ella.

La historia de Roma esta llena de lucha entre los patricios y el pueblo, lucha que se encuentra en todas las ciudades sabinas, latinas y etruscas. La autoridad del padre marca el principio de la desigualdad. El cliente esta por debajo de las ramas segundonas.

Solo el descendiente de un pater puede practicar las ceremonias del culto de la familia. Pero no se debe olvidar que esta realeza primitiva era sagrada. Los servidores o clientes aspiran a emanciparse. Queda sometido al amo. Antes se le denominaba cliente ahora liberto, solo el nombre ha cambiado. El liberto queda incorporado a la familia, depende de su patrono, el cual tiene el derecho de justicia sobre su liberto.

Cada sociedad tiene su derecho, que se forma y se desenvuelve con ella, que cambia como ella, y que, en fin, sigue siempre el movimiento de sus instituciones, de sus costumbres y de sus creencias. Capitulo ii La conquista romana En la obra de la conquista romana pueden distinguirse dos periodos. Las instituciones de la ciudad antigua se debilitaron y agotaron en una serie de revoluciones. A los pueblos que despojaba de sus instituciones no les daba en cambio las suyas propias.

Ni siquiera pensaba en crear instituciones nuevas que fueran para su uso. Tal fue el efecto de la conquista romana sobre los pueblos que sucesivamente cayeron en su poder. Capitulo iii El cristianismo cambia las formas de gobierno La victoria del cristianismo marca el fin de la sociedad antigua. En gobierno y en el derecho se realizaron cambios al mismo tiempo que en las creencias.

Por eso llego a dos conclusiones: Grecia conquisto culturalmente a Roma y Roma militarmente a Grecia.

AARON ALLSTON STRIKE FORCE PDF

La ciudad antigua

.

GOV TAXREP DE4 PDF

Fustel De Coulanges Numa Denys - La Ciudad Antigua.pdf

.

MAGIE A MANIPULACE MYSLI PDF

.

Related Articles